Introducción

A medida que una ciudad va creciendo, históricamente, los medios de transporte y los caminos han sido materia vital de la conexión entre un punto a otro dentro de esta, con la finalidad de ser el medio para cumplir objetivos o propósitos. Así lo refleja Roma hace más de 2.500 años atrás, con grandes políticas de construcción de caminos los cuales se conocen como la calzada romana la cual servía como ruta comercial, transporte del ejército y la unión de todas las ciudades de Italia. En tiempos no tan lejanos, el Régimen Nazi en Alemania le dio gran importancia a la creación de caminos y rutas, con motivos de traslado de armamento y de unidades bélicas, dando así inicio a lo que hoy conocemos como las grandes carreteras.

Debido a esto, podemos darnos cuenta que hoy en día en Chile se hace imperante encontrar nuevas formas de transporte facilitando el desplazamiento de las personas dentro de la cuidad. Un intento de dar abasto a la demanda en transporte público fue el Transantiago, plan con el cual se esperaba generar mayor eficiencia en las rutas, aumentar la capacidad de pasajeros por bus, y mejorar los recorridos de cada línea de buses, pero desde su puesta en marcha evidenció una serie de fallas y carencias en la ejecución y diseño del proyecto.

Estas fallas provocaron que la población buscara nuevos medios de transporte para poder movilizarse dentro de la cuidad ante un sistema colapsado de transporte público, entre los medios a buscar destacan el automóvil particular [1], las motos y las bicicletas.

Evidencia de lo anterior, se genera una gama de oportunidades al uso de la bicicleta como medio de transporte, el cual destaca por sus características de ser un medio de transporte limpio, sano, rápido, con eficiencia de tiempo y económico. Al mismo tiempo se evidenció las dificultades que enfrentan los usuarios al momento de utilizarla como medio de transporte.

Entre Mayo el 2007 y Enero del 2010 mediante una mesa ciudadana[2] se elabora un Plan Maestro de Ciclo Rutas, el cual no quedaría completo por fallas en su implementación.

Si bien se han hecho esfuerzos en el aspecto vial del uso de la bicicleta, nunca se ha realizado un programa serio, acabado y que tome los distintos aspectos y aristas relevantes del uso de la bicicleta como medio de transporte.

Por estos motivos y en el contexto actual que nos encontramos, se hace necesario investigar la existencia de un programa de fomento del uso de la bicicleta como medio de transporte.

 


 

Esta fue la introducción de mi tesis para obtener el grado de Licenciado en Ciencias de la Administración Pública, en Abril del 2014, hoy, luego de 2 colapsos seguidos en la red de Metro de Santiago[3][4]  ,se hace más vigente y más pertinente (urgente) empezar a identificar nuevas formas de transporte diverso y sostenible, temas que abordare en entradas futuras

 


 

 

 

 

[1] “Parque de vehículos motorizados en Chile aumentó 60% en los últimos diez años”. El Mercurio. Santiago Chile, 17 de Mayo de 2011. Para más información la nota completa: http://www.plataformaurbana.cl/archive/2011/05/17/parque-de-vehiculos-motorizados-en-chile-aumento-60-en-los-ultimos-diez-anos/

[2] GORE; CIUDAD VIVA,  “Plan Maestro de Ciclo-Rutas del Bicentenario”. Santiago, Chile. Pág. 60. Mayo 2007-enero 2010.

[3] Colapso del Metro: Viernes 14 de Noviembre del 2014 por “falla eléctrica” dejo a 3 líneas completamente inutilizables durante casi todo el día. http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/transportes/metro/santiago-colapso-por-cierre-de-tres-lineas-del-metro/2014-11-14/102742.html

[4] Falla en sistema de conducción automática de Línea 4, 17 de Noviembre del 2014, dejo inutilizable la Línea 4 durante toda la mañana. http://www.emol.com/noticias/nacional/2014/11/17/690221/metro-suspende-ruta-expresa-en-linea-4-durante-lo-que-queda-de-hora-punta.html